Saltar al contenido

Cómo mejorar el aislamiento de tus ventanas y paredes

Cortinas aislantes

Esta entrada va destinada especialmente para aquellos que tienen ventanas de un solo cristal y que buscan una solución barata para aislar su casa tanto en invierno como en verano. La instalación de una cortina térmica puede aportarte un ahorro de energía y de dinero muy interesantes.

Una cortina térmica reduce el efecto de “pared fría”

Una puerta o ventana, especialmente si es de un solo cristal, crea un efecto de frío o “pared fría”. Esto se debe a que la temperatura que sienten los ocupantes de una habitación es el promedio entre la temperatura del aire y la temperatura de la superficie de las diferentes paredes. Cuanto más frías son las diferentes paredes de la habitación, más intensa es la sensación de frío.


Ejemplo: cuando la temperatura exterior es de -10°C y la temperatura interior es de 19°C, una unidad de cristal simple tendrá una temperatura superficial de -4°C, mientras que una unidad de cristal doble reciente (VIR) tendrá una temperatura superficial de 14°C.

Al colocar una cortina aislante delante de un cristal o una puerta de bajo aislamiento, se reduce prácticamente a 0 ese intercambio de temperatura entre aire-ventana. Como la cortina está hecha de un material aislante térmico, su temperatura superficial (en el interior) será cercana a la de la temperatura ambiente.

Una cortina opaca mejora el aislamiento térmico: sí, pero ¿cuánto?

Sabemos que una cortina térmica cerrada representa una mejora de temperatura en comparación con una ventana sin cortina, pero ¿cuántos grados?.

Esta mejora depende en gran medida del rendimiento de la ventana. Una cortina térmica delante de una ventana de un solo cristal aportará una mejora significativa, mientras que la misma cortina delante de una ventana de alto rendimiento con acristalamiento de aislamiento reforzado “VIR” sólo aportará una pequeña ganancia, ya que las pérdidas ya están muy reducidas.


Si calculamos la ganancia de energía para una ventana de cristal simple con una transmisión de calor U de 6 W/m²K, una cortina aislante de 1 mm de grosor más el espacio de aire permite una ganancia de alrededor del 40%, pasando a una U de 3,6 (=1/0,11+(1/6)). Mientras que con una ventana de alto rendimiento con un valor U de 1,4 W/m²K, la ganancia es sólo del 15%, pasando a un valor U de 1,36 (=1/0,11+(1/1,4)).

Útil en verano también

Una de las causas del sobrecalentamiento de una vivienda en verano es la energía solar que entra por las ventanas. Las orientaciones en las que el sol brilla más en verano son el este y el oeste. La mejor manera de evitar la máxima radiación solar es instalar persianas exteriores (90% de la radiación evitada).

Una persiana externa puede evitar hasta el 85% de los rayos del sol. Una cortina interior sólo puede evitar un máximo del 60% (para las cortinas más oscuras y reflectantes (en el lado de la ventana). El hecho de que esté colocado en el interior significa que parte del calor del sol queda atrapado entre la ventana y la cortina y eventualmente calienta la habitación. Sin embargo, si no hay persianas, una cortina blackout y reflectante te aportará una mejora importante.